«Mi música es una locura sobria que desafía a lo establecido»

Figura flamenca de proyección mundial y autor de siete libros, el guitarrista bilbaíno publica su primer disco, 'Alma de niño', 15 palos resueltos con personalidad y maestría.

El guitarrista Yago Santos (Bilbao, 1985) atesora un currículo de los que dejan con la boca abierta: numerosos títulos y diplomas (no sólo de música y no sólo obtenidos en España), giras por casi todo el mundo (incursiones en África, continente que se suelen saltar casi todos los artistas), siete libros escritos sobre guitarra y flamenco, y un único álbum editado, su reciente debut llamado 'Alma de niño' y publicado por el sello madrileño Karonte. 

Dotado con la maestría y ceremonia de mitos como su mentor Rafael Riqueni o el reactivado Víctor Monge 'Serranito', agraciado con la vivacidad contemporánea de Vicente Amigo y poseedor de unas facultades que le permiten competir con las sonantas de Josemi Carmona, Raimundo Amador o El Niño Josele, por ejemplo y ahí es nada, Yago Santos en 'Alma de niño' templa las cuerdas y domina la inspiración y el sentimiento durante quince cortes de categoría internacional, o sea a su escala. Dejémosle a él que se presente. 

- Oyendo tu primer álbum cualquiera puede pensar que eres un crack como instrumentista. ¿Cómo ha surgido un tocaor flamenco de esta magnitud en Bilbao? 

- Muchas gracias. Tengo 35 años, soy del barrio de Begoña, y después de más de diez años como profesional en la música he comprendido que ésta no entiende de pueblos, razas ni clases sociales. En mi caso el flamenco entró en mi vida de forma muy natural, fruto de la curiosidad de explorar las posibilidades sonoras y técnicas de la guitarra. Un año después de terminar la carrera en Deusto me trasladé a Sevilla con una beca de la Diputación Foral de Bizkaia y allí me enamoré por completo del flamenco y de la guitarra. El hecho de ser de Bilbao me ha aportado una visión diferente de la guitarra, quizás más libre de condicionamientos culturales y sociales. Asimismo, el carecer de antecedentes artísticos en mi familia y entorno me ha permitido construir mi propio camino artístico con total libertad. 

- ¿Y cómo aprendiste a tocar antes de viajar a Berklee, a esa gran institución musical de Boston? 

- Comencé con el piano a los tres años, primero con mi madre y después en la Sociedad Coral de Bilbao. Durante mi adolescencia fue cuando aprendí a tocar la guitarra de forma autodidacta. La pasión y las horas de estudio hicieron el resto. 

- ¿Y en Berklee estudiabas y además dabas conciertos por salas, como los estudiantes de jazz? 

- La verdad que sí. Durante el día estudiaba con mis compañeros del Global Jazz Institute y por las noches actuaba en salas y clubes de jazz. Además de en Boston, tuve la oportunidad de realizar giras por Latinoamérica con un grupo reducido de alumnos. 

- ¿Y con quién giraste por Sudamérica como alumno de Berklee? 

- Entre esas giras recuerdo con especial cariño la que realizamos por la Republica Dominicana junto a los maestros John Patitucci y David Sánchez. Fue un país que me enamoró y una experiencia que nunca olvidaré. El contacto que mantuve con músicos de jazz y world music en Estados Unidos me enriqueció mucho en lo personal y también cambió sustancialmente mi forma de ver la música. 

- ¿Qué títulos tienes, aparte del de Berklee? 

- Tengo una Licenciatura en Dirección y Administración de Empresas y Máster en Habilidades Directivas en la Universidad Comercial de Deusto. Master en Composición realizado en el Centro Superior Katarina Gurska, en Madrid. Y también tengo un Master en Global Jazz (Performance Concentration) por el Berklee College of Music, que es una universidad a la que acudí becado por la AIE y por la propia universidad y en la que obtuve la distinción suma cum laude. 

- Vaya nivel. 

- Actualmente curso un doctorado impartido por el Conservatorio Superior Reina Sofía y la Universidad Politécnica de Madrid en Música y su Ciencia y Tecnología. Tengo además dos premios internacionales de composición y el Primer Premio Internacional de Guitarra Paco de Lucía. 

- Has actuado por todo el mundo, desde Mónaco a Dubái, desde México hasta China y Nigeria. Nada más leer la lista de países he pensado que has ido cómo tocaor para baile flamenco. 

- Me siento un afortunado de hacer lo que me gusta y además esto me ha permitido visitar más países de los que podía imaginar. ¿Qué más se puede pedir? Muchos de esos viajes, sobre todo al principio, los he hecho como guitarrista acompañando al baile y al cante, compartiendo escenario con figuras de renombre como Alfonso Losa, María Juncal, Manuel Molina, Arcángel, Kiki Morente, José Mercé, El Pele, La Macanita o Carmen Linares, entre otros. 

- ¡Qué grande El Pele! Bastantes figuras flamencas, sí. 

- Esa fue una etapa de rodaje fundamental, y a mi juicio todo guitarrista debe pasar por ella antes de embarcarse en la faceta de concertista. También he realizado giras como solista. Por ejemplo recuerdo la que realicé por China tocando el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo con la City Chamber Orchestra de Hong Kong, una gira en la que también presenté mi propia música. A este tour le siguieron conciertos en Austria, Holanda, México, Marruecos, Bélgica, Argelia, Suecia… Y muchos más como solista. Desde entonces me dedico casi en exclusiva a tocar conciertos en solitario o con mi grupo. 

- ¿Y no has estado en Japón, La Meca flamenca años ha? 

- Es cierto que desde hace ya muchos años Japón se está posicionando como el Madrid novedoso de los años 80. Pero a pesar de haber viajado a países asiáticos como Corea, China, Dubái o Qatar, todavía no he tenido la suerte de visitar Japón. 

Presenta a los lectores este tu primer álbum, 'Alma de niño'. 

'Alma de niño' es un disco de guitarra flamenca contemporánea que contiene quince piezas originales llenas de color y carácter. Cada una constituye un palo flamenco, entre los que destacan la soleá, guajira, tangos, bulerías o soleá por bulerías. Y a cada palo lo trato con la mayor personalidad posible. 'Alma de niño' es una obra muy íntima, personal e introspectiva, fruto de diez años de investigación y composición. Con este disco he querido homenajear al niño que llevamos dentro, a la inocencia que siempre vuela hacia lo desconocido en busca de un sueño imposible. Aquella que navega entre ilusiones, siempre con una sonrisa plena y el corazón abierto. Mi música es una locura sobria que desafía a lo establecido. 

- Jo, esto de la locura sobria podría servir de titular. 

- Je, je… En este disco hay mucho de improvisación, sobre todo en la forma y armonización de las segundas guitarras. Cada una de las piezas de este disco refleja las vivencias y estados de ánimo que he experimentado en estos intensos años de búsqueda. Con 'Alma de niño' he querido plasmar mi visión personal de la guitarra flamenca contemporánea, aquella que parte de la tradición que se sustenta en la herencia que nos dejaron los grandes maestros y navega hacia horizontes armónicos aún por descubrir. 

- Nada más oír el single he pensado en Rafael Riqueni. Y juro que luego he visto que la pieza se titula 'A Fali', que se la dedicas a él. Y después he leído en la nota promocional que has trabajado con el maestro Riqueni. ¿Qué te ha enseñado? 

- Rafael Riqueni, además de ser uno de los grandes genios de la guitarra flamenca, fue el primer artista flamenco en apostar por mí. Allá por el 2010 se convirtió en mi padrino durante un concierto que ofrecimos en el teatro Lope de Vega de Sevilla. Es sabido que el mundo del flamenco resulta en ocasiones muy hermético y es necesario que alguien de peso que te introduzca en él. Yo tuve el privilegio de compartir cinco años con él como su segundo guitarrista y discípulo, y durante ese tiempo aprendí lo que es vivir como guitarrista las 24 horas del día, desde que te levantas hasta que te acuestas. 

- Yago, ¿hay escena flamenca en Bilbao? 

- La afición de Bilbao es muy respetuosa y siempre ha respondido muy bien a los espectáculos flamencos que nos visitan. Fruto de ello son los diversos festivales de renombre que tenemos a día de hoy. La escena flamenca de Bilbao está empezando a andar y estoy seguro de que en unos años se verán los frutos. 

- ¿Juanjo Navas es un cantaor que podría volar mucho más alto si emigrara de Euskadi? 

- Juanjo tiene una gran afición por el flamenco y lleva haciendo un buen trabajo estos últimos años. Estoy seguro de que cuando se le presenten oportunidades fuera de Euskadi demostrará sobradamente su valía. 

- ¿Tú cómo ves tu carrera durante este año que va a seguir a la salida del disco? 

Este año se presenta con muchos proyectos, entre ellos la publicación de mi séptimo libro y la grabación de mi siguiente disco, que ya está en marcha. Además, comenzaremos con la gira de presentación de 'Alma de niño', que espero nos lleve a muchos sitios. 

- ¿Y a diez años vista donde te gustaría estar? 

Me gustaría seguir trabajando en la misma línea que ahora y con la misma ilusión. Componiendo y presentando mi música en todos los rincones del mundo. 

- Has publicado diversos libros de guitarra. Seis por ahora según tus cuentas. 

Sí. En la actualidad estoy trabajando con varias editoriales norteamericanas. Con Hal Leonard Corporation (fundada en 1947 y basada en Milwaukee, Wisconsin) publicaremos este mes de julio el libro 'Flamenco Guitar', el cual cuenta con las recomendaciones de Al Di Meola, Gerardo Núñez, Juan Manuel Cañizares y Rafael Riqueni. Y con Mel Bay Publications (también fundada en 1947, y basada Fenton, Misuri) he editado los libros '20 Guitar Etudes', '16 Studies for Flamenco Guitar' y 'The Music of Claude Debussy for solo Classical Guitar'. 

- Vaya crack, lo que ya decíamos en la primera pregunta… 

Además, trabajo con la editorial madrileña RGB Arte Visual, con la que he publicado los libros de partituras de mi disco 'Alma de Niño Songbook 1 & 2' y el libro 'Acordes para la Cadencia Andaluza'.

https://www.elcorreo.com/culturas/musica/musica-locura-sobria-20210616222552-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fyagosantos.com